Los constructores temen que se pare la licitación pública tras dispararse con las elecciones

 

El presidente de la Federación Regional de Empresarios de la Construcción (Frecom), José Hernández, aprovechó ayer el acto de elección del nuevo máximo responsable de la Cámara de Contratistas de Obra Pública de la Región, Alfonso Segura, CEO de Etosa, para exigir la creación de un panel de expertos con la Administración que permita trazar un calendario de inversiones a medio y largo plazo. Así lo expuso tras reconocer el temor que existe en el sector a que se paren ahora las licitaciones tras haberse disparado a principios de año con las elecciones de fondo.

 

A partir de los últimos datos del barómetro publicado este mes, alertó sobre «la excesiva influencia de los ciclos políticos en el calendario de inversiones en infraestructuras públicas». Y para ello puso el ejemplo de lo ocurrido durante el primer trimestre, cuando el Gobierno central licitó en la Región más de 394 millones de euros en obras, frente a los menos de 11,3 del mismo periodo del ejercicio anterior. Se trata de un incremento que equivale a multiplicar por 35 el volumen de 2018. Sin duda, una extraordinaria subida que se debe, principalmente, al comportamiento del primer mes del año, «cayendo estrepitosamente en los meses posteriores, lo que de algún modo demuestra que en enero se han sacado a licitación obras de ingeniería civil que llevaban tiempo esperándose».

 

Con todo, una cuestión es licitar y otra bien distinta adjudicar. De hecho, de los 394 millones licitados en Madrid para proyectos en la Región, solo se ha adjudicado por Adif los 146 millones del tramo ferroviario Totana-Sangonera, mientras siguen sin fecha concreta los 67 millones del correspondiente entre Totana-Lorca, los 48 millones previstos para la infraestructura en carreteras del Arco Noroeste de Murcia y los 104 millones para la A-33 de Yecla al enlace con la N-344, entre otros

 

El nuevo presidente de la Cámara de Contratistas, integrada en Frecom, insistió por tanto ayer en la importancia de corregir lo que calificó como estrategias presupuestarias de «deslizamiento», es decir, que se aprueban proyectos que después se alargan en el tiempo a lo largo de años. Por ello, insistió en que su mandato girará sobre cuatro ejes «sostenibilidad, para que se realicen inversiones ordenadas y planificadas; estabilidad para fortalecer a la empresas; calidad para acometer las actuaciones con solvencia y resolviendo los problemas existentes en los pliegos de los concursos; y garantía, a la hora de poner fin a la práctica de sacar proyectos por debajo de los precios de mercado».

 

 

 

Fuente: La Verdad (https://bit.ly/2G7hO8h)