El Jefe de la Inspección de Trabajo aclara a los constructores las claves del registro de jornada

 

El Jefe de la Inspección de Trabajo y Seguridad Social de la Región de Murcia, Diego Martínez Rafecas, compartió mesa y debate con los asociados de la Federación Regional de Empresas de la Construcción de Murcia (FRECOM) que asistieron el jueves a la segunda edición de Protagonistas FRECOM. Buena parte de la conversación se centró en la reciente entrada en vigor del registro de horario laboral, que obliga a las empresas a reflejar las horas de entrada y salida de los trabajadores a su puesto laboral.

 

Martínez Rafecas recomendó emplear para este cometido medios tecnológicos, con los que evitar problemas de manipulación y discrepancias entre trabajadores y empresarios. Recordó que la inspección empezará a sancionar a partir del 12 de julio a quien no lleve estos registros, a los que podrá imponer una sanciones máximas de 6.250 euros.

 

El alto funcionario se mostró consciente de que en ocasiones se hacen paradas durante la jornada laboral, para el desayuno o fumar un cigarrillo, por ejemplo, que no se registran. En estos casos, y para que no deriven en un problema de incumplimiento, recomendó pactar un tiempo de pausa dentro de la jornada y hacerlo constar, lo que resulta una fórmula válida para la inspección, sin necesidad de computar más allá de la hora de entrada y salida de cada día. También apuntó que las coincidencias exactas de horarios resultan sospechosas para la inspección, que verá más normal que un día se entre a las 7.58 y otro a las 8.05, por ejemplo, que se entre todos los días a las 8.00 horas exactas.

 

En el caso de los conductores, especialmente se habló de los de hormigoneras, el inspector jefe explicó que se trata de trabajadores afectados por la normativa de circulación. En ellos hay que tener en cuenta también que tienen dos tipos de tiempo: las de conducción y las de espera durante los procesos de carga y descarga. En el registro se recogen ambas, si bien el segundo tipo no computa para el cálculo de horas extras.

 

Sobre los traslados, Martínez Rafecas recordó que el tiempo de conducción entre domicilio del trabajador y el lugar de trabajo no cuenta como tiempo de trabajo, aunque si sufre un accidente durante ese trayecto se considera ‘in itinere’. Los desplazamientos entre la sede de la empresa y una obra, por ejemplo, sí se contabilizan como tiempo de trabajo para el conductor, pero no para los trabajadores que le acompañen, que comenzarán su tiempo efectivo al llegar al puesto de trabajo.

 

También se habló acerca de las sanciones que no se están imponiendo a las empresas que solo dan formación teórica, y no práctica, en riesgos laborales, con la retirada de la homologación, sobre lo que el jefe de inspección se comprometió a analizar el asunto y responder al sector.

 

Durante la charla muchos empresarios reprocharon las abundantes inspecciones a empresas con todo en regla frente a las escasas visitas a obras ilegales. A esto el jefe de inspección respondió que no conocen la ubicación de esas obras ilegales a menos que les avisen los contratistas, por ejemplo. De ahí que animó a los empresarios a poner en conocimiento de la inspección todas las obras ilegales que conozcan para que esta pueda actuar.