La nueva ley hipotecaria desincentiva la compra de casa y la concesión de préstamos a extranjeros