Casi 170.000 personas viven en la Región en casas ruinosas o sin los suministros básicos