La actividad inmobiliaria ligada al comercio y la vivienda crece casi un 25% en un año en Cartagena

Los proyectos se centran en el casco histórico y en parte del Ensanche, mientras los barrios periféricos quedan al margen

Un equipo de obreros trabaja desde hace algunos meses, con ahínco, en levantar un edificio de dos plantas y un bajo en la calle Sor Francisca Armendáriz. «Es para dos viviendas en venta y un bajo comercial», comentaba, el jueves pasado, uno de estos operarios. Días atrás, otro grupo de albañiles colocaba con mimo las piezas de un mirador en el primer piso de un edificio en restauración en la Puerta de Murcia, sobre el local que ocupa un bar de reciente instalación. «Es para doce apartamentos turísticos en alquiler», comentaba uno de sus artífices. Estas promociones inmobiliarias son solo dos de las muchas que puede ver cualquier peatón que pasee por el casco histórico y sus aledaños. El año pasado, hubo un incremento del 12% en las licencias de obra mayor respecto a 2017, con 358; prácticamente una al día. El aprovechamiento de los bajos como locales comerciales generó un incremento aún mayor de permisos de actividad, con un 51,16% de declaraciones responsables, lo cual incluye la reforma interior. El aumento global es del 25%.

A pesar de que el Plan General Municipal de Ordenación Urbana (PGMOU) lleva anulado tres años, en los últimos 18 meses los proyectos de reforma integral de edificios en el casco histórico han experimentado un florecimiento notable. También algunos solares que llevaban incluso décadas afeando su entorno están ahora llenos de andamios adosados a nuevos edificios en construcción o tienen vistosos carteles que anuncian nuevas promociones inmobiliarias.

https://www.laverdad.es/murcia/cartagena/actividad-inmobiliaria-ligada-20190408003511-ntvo.html