El AVE se lía por el camino

Cartagena- Nadie explica los plazos del proyecto, las cuentas del Estado los amplían hasta 2026, y fuentes municipales creen que se pueden acortar dos años. Las Administraciones han de resolver ya la pugna sobre la mejor entrada a la ciudad

La oposición vecinal a la posible llegada del AVE por el corredor ferroviario actual, con 800 metros finales bajo tierra en la primera fase y la promesa de soterrar 2,5 kilómetros más después, ha terminado de agitar una semana muy movida. La primera sacudida la dio el delegado del Gobierno, Diego Conesa, del PSOE, que el martes situó el fin de las obras en 2026, con dos años de retraso sobre el último vaticinio del PP. Entre tanto, la alcaldesa, la también socialista Ana Belén Castejón, hace de apagafuegos para evitar que la Alta Velocidad huela a quemado antes del 'sí' del Ministerio de Fomento, de la Comunidad y del Ayuntamiento. Todo para que la obra empiece en un año y dure menos de cinco.

La voluntad hecha pública por las tres administraciones es forjar un consenso para traer el AVE por la vía más corta, barata, sencilla y respetuosa con los barrios implicados. A ello quedaron comprometidos en el consejo de administración de la Sociedad Cartagena Alta Velocidad, de cuya reunión decisiva se habla desde septiembre. Pero cada semana que pasa, los avances hacia la solución están más llenos de dudas. Una de ellas tiene que ver con los plazos.

Hace menos de un año, el último ministro de Fomento del PP, Íñigo de la Serna, ofreció un AVE en superficie por el actual trazado, en 2022, y uno soterrado, en 2024. Castejón se quedó sola a favor de la propuesta vecinal de un corredor nuevo, casi en la linde con La Unión, que llegaría a la actual estación en paralelo a la MU-332 (la llamada alternativa este), para no encorsetar a Torreciega, San Ginés, la barriada Virgen de la Caridad, Barrio Peral y José María Lapuerta.

https://www.laverdad.es/murcia/cartagena/camino-20190120004542-ntvo.html