España vuelve a especular con la vivienda

El mercado del alquiler se hace asfixiante con subidas que en algunas ciudades superan el 47% en los últimos cinco años. Ni los salarios ni las reformas en las casas justifican esas alzas que se comen los ingresos familiares

Cualquiera que haya intentando arrendar una casa en alguna de las grandes ciudades se habrá dado cuenta de que el mercado ha enloquecido. En España el alquiler se ha incrementado un 18,6% en los últimos cinco años, de 2013 a 2018. El alza ha sido de un 47,5% en Barcelona y de un 38% en la ciudad de Madrid, según Fotocasa. Y cinco provincias —Baleares, Las Palmas, Salamanca, Barcelona y Madrid—, han alcanzado ya este año su máximo histórico, registrado entre 2007 y 2008. Es el resultado de subidas de precio muy superiores al 10% anual.

El aumento desenfrenado de las rentas en las principales urbes y destinos turísticos ha gestado una burbuja que se está llevando por delante a quien busca un techo y no puede hacer frente a los 1.100 y 1.200 euros mensuales que, de media, cuesta arrendar un piso de 80 metros cuadrados en Madrid y Barcelona, los mercados en los el alquiler vive un boom asfixiante. Tampoco es tan económico contratar una habitación de unos pocos metros. Que se lo digan a los miles de estudiantes que estos días buscan alojamiento para el nuevo curso. Compartir piso cuesta 413 euros al mes, 35 euros más que hace un año. Madrid es la ciudad más cara, con 494 euros, según el portal Uniplaces.

https://elpais.com/economia/2018/08/30/actualidad/1535643025_269129.html