Los arcos de Murcia y el tercer carril de la autovía A7 se licitarán a final de año

Fomento asegura que el Plan Extraordinario de Carreteras heredado del anterior equipo no tiene los trámites terminados

Los arcos de Murcia y el tercer carril de la autovía A-7 entre Crevillente y Alhama, dos inversiones que suman 900 millones de euros, tendrán que esperar a final de año para ser licitados. El calendario ha sido ajustado a unas fechas más reales por los nuevos responsables del Ministerio de Fomento, ya que argumentan que los trámites que dejó el equipo anterior no estaban finalizados para lanzar ahora el concurso público. El departamento de José Luis Ábalos apoya este plan de inversiones por vía extrapresupuestaria y basado en un nuevo modelo de participación público-privada que movilizará 5.000 millones de euros en España, pero sostiene que hay aspectos legales, jurídicos y fiscales que no estaban resueltos.

 

Días antes de la moción de censura que provocó el cambio de Gobierno, el anterior titular de Fomento, Íñigo de la Serna, anunció que el Consejo de Ministros de esa semana iba a autorizar del techo de gasto para poner en marcha el Plan Extraordinario de Carreteras (PIC), y por consiguiente la licitación de las primeras obras que beneficiarán a la Región de Murcia.

De la Serna añadió que todo estaba en regla después de varios meses de informes jurídicos, administrativos y fiscales que avalaran el novedoso sistema de contratación. Ahora, el Gobierno socialista está dispuesto a sacar adelante el PIC, pero advierte de que se ha encontrado con trámites sin finalizar y un plan que está más retrasado de lo que anunció De la Serna.

El Ministerio señala que De la Serna no dejó los pliegos acabados para poder sacar el concurso este verano

La licitación de estos tramos, que el anterior ministro quiso sacar el mes pasado, tendrá que retrasarse al último trimestre del año, ya que hay que completar los trámites de faltan. En concreto, la Abogacía del Estado ha planteado una serie de reparos a la fórmula concesional, ligada a la nueva ley de Contratos del Estado. Uno de los aspectos está relacionados con el riesgo de la demanda (el uso de la infraestructura) y el tipo de interés de la operación. La operación se basa en un pago mensual del Ministerio a la futura concesionaria por la disponibilidad de la infraestructura. El gabinete de José Luis Ábalos, que tiene como secretario de Estado de Infraestructuras al murciano Pedro Saura, informa de que se ha encontrado con que los pliegos del concurso no están preparados. El anterior equipo ministerial informó de que Hacienda había dado el visto bueno, algo en lo que no están de acuerdo los nuevos responsables del Ministerio, que consideran además que Íñigo de la Serna se comprometió con unas fechas -en este y en otros proyectos- que no son reales.

 

 

Murcia será la primera Región beneficiada, con 900 millones de euros de inversión en tres obras

Los arcos norte y noroeste de Murcia son vitales para la seguridad viaria y para descongestionar el tráfico de proximidad y de larga distancia en la zona próxima a los grandes centros comerciales. Asimismo, conectará el centro de la Región con el litoral sin tener que pasar por Murcia. También facilitará las comunicaciones con Lorca y el Guadalentín, a la vez que conformará un eje de alta capacidad entre las provincias de Murcia y Alicante.