Hacienda espera que la recuperación en el sector del ladrillo compense la caída de ingresos del IBI

Las variaciones en el Catastro beneficiarán a 4.300 contribuyentes, que pasarán a pagar menos por cambios en la naturaleza de terrenos

Con el mes de mayo el Ayuntamiento pone al cobro cada año el Impuesto de Bienes Inmuebles (IBI), el rey de los tributos municipales, que este año será más barato para 4.287 contribuyentes que pasarán a pagar el recibo como rústico de sus terrenos calificados hasta ahora como urbanos. La Administración ha acatado las últimas sentencias judiciales, y con esta circunstancia se producirán variaciones en las valoraciones catastrales, por 2,2 millones de euros, por los cambios en la naturaleza de los terrenos. La previsión de ingresos por el IBI es de 116,5 millones de euros. En un principio, el equipo que dirige Eduardo Martínez-Oliva, edil de Hacienda y Contratación, contemplaba un incremento de en torno a 444.000 euros más que en 2017, pero las variaciones del Catastro finalmente han llevado a rebajar esas expectativas. Martínez-Oliva explicó ayer a 'La Verdad' que la recuperación del dinamismo económico en el municipio va a compensar esa merma en las previsiones, ya que se espera que a lo largo del año se den nuevas altas en el padrón de este tributo y el Ayuntamiento prevé que se mantenga al alza la concesión de licencias de obra nueva y para reformas.

 

http://www.laverdad.es/murcia/ciudad-murcia/hacienda-espera-recuperacion-20180501005202-ntvo.html