El esfuerzo para comprar una casa avanza hacia niveles de la burbuja

Los hogares destinan 7,1 años de renta bruta anual para adquirir una casa.

 

Mientras el mercado de la vivienda se recupera a buen ritmo, con precios al alza, el mercado laboral continua arrastrando una elevada temporalidad con salarios congelados o la baja. Un desequilibrio que eleva el esfuerzo inmobiliario de las familias de forma progresiva hasta datos más cercanos a los años de la burbuja que a las cifras consideradas como saludables por el consenso de analistas.

 

 

Los datos del Banco de España indican que el precio medio de la vivienda absorbía en el tercer trimestre de 2017 hasta 7,1 años de la renta bruta media en los hogares españoles. Se trata del dato más alto desde finales de 2011, cuando era de 7,4 años, y refleja una considerable escalada desde los mínimos alcanzados a mediados de 2013, cuando el mercado inmobiliario tocó fondo y se situó en 6,3 años.

 

De momento este esfuerzo sigue siendo inferior al máximo registrado en la serie histórica: nueve años de media en junio de 2007, pero a su vez está muy lejos de los niveles considerados saludables, y que se sitúan en el entorno de cuatro a cinco años de renta bruta media de los hogares españoles, según expertos consultados.

 

Un desajuste a vigilar

"El indicador crece porque los salarios no suben y los precios de las casas sí", resume el catedrático de Economía de la Universidad Pompeu Fabra, José García Montalvo. En concreto, la última estadística del INE informa de que los precios de la vivienda crecieron un 6,7% de media en el tercer trimestre de 2017, último dato disponible, mientras que el salario medio subió un 1,43% en 2017.

 

La estadística de esfuerzo de compra recoge el total de ingresos en una unidad familiar, por lo que en algunos casos implica varios sueldos o prestaciones. Sin embargo, también hay que tener en cuenta que muchas familias tienen uno o varios miembros en paro. De hecho, una de las sombras que deja la última EPA afecta al número de hogares con todos sus miembros en paro. Aumentaron en 16.700 en el último trimestre de 2017, hasta un total de 1.210.500. El ejercicio se saldó con más familias con todos sus miembros en paro y también con menos en las que todos sus activos estuvieran ocupados.

 

http://www.eleconomista.es/vivienda/noticias/8946959/02/18/El-esfuerzo-para-comprar-una-casa-avanza-hacia-niveles-de-la-burbuja.html